Japón, Viaje 2012

Harajuku, Lolitas y amenazas biológicas

Siguen pasando los días y nosotros seguimos conociendo un poco más Tokio. Hoy ha sido el turno de Harajuku y Shibuya.

Lo primero que hicimos en Harajuku fue visitar el parque Yoyogi, conocido por ser un punto de reunión para determinadas tribus urbanas…seguramente habréis visto algún grupo de rockabilly bailando en la televisión en alguna ocasión.

Nada más salir de la estación, nos dirigimos al puente Jinju-Bashi, famoso por ser también otro lugar de reunión, aunque esta vez de un grupo cada vez más conocido, la denominada tendencia Lolita. Primer chasco…no vimos ni rastro de ellas en el puente ni en el parque, aunque sí más tarde nos cruzamos con un par de ellas por la calle, todas muy guapas.

Al acercarnos a la entrada del parque vimos una actuación sobre un escenario montado para la ocasión, parecía que se trataba de alguna especie de festival, concurso o algo por el estilo, ya que había varios grupos de baile en las inmediaciones e incluso un rato después vimos otro escenario más. Canciones pegadizas y muy animadas, como solamente ellos saben hacer 🙂

No adentramos en el parque para visitar el santuario Meiji-Jingu, que no nos defraudó nada, como viene siendo habitual en lo que a templos se refiere. Lo malo es que había bastante gente y estos sitios se disfrutan mucho más cuanto más silencio haya.

Nos tomamos un pequeño respiro en un banco de la plaza del templo y cuando nos disponíamos a marcharnos, un amable señor nos dio el alto y nos dijo: “excuse me, wedding! wedding is coming” al menos lo de wedding (boda) fue lo que entendimos fijo, porque la pronunciación japonesa del inglés tiene tela, luego os cuento una anécdota XD

Total, que tuvimos la gran suerte de presenciar la entrada al santuario de una boda tradicional japonesa, eso sí, en el más absoluto silencio, roto exclusivamente por el sonido de las cámaras de fotos, incluida la mía. Fue un momento muy bonito.

Y de los templos…a las tiendas!! Cambiamos de aires y nos dirigimos rápidamente a la calle Omotesando, donde nos esperaba Kiddyland, una tienda de juguetes y pijadillas varias de 5 plantas, siendo la última dedicada en exclusiva a Hello Kitty y Rilakuma. De la tienda no hay mucho que decir, simplemente que es espectacular y que tenéis las fotos para comprobarlo por vosotros mismos. Nos llevamos unos cuantos regalitos de allí ^_^

Al salir, nos dirigimos a la calle Takeshita, la más transitadada de todo Harajuku, llena de tiendas y restaurantes. Hicimos una parada en una de sobra conocida por cualquier Lolita, Bodyline. Estaba en rebajas y había bastante gente. Nos quedamos boquiabiertos con la cantidad tan variada de vestidos, faldas, accesorios, pelucas, etc, que se podían encontrar allí a unos precios absurdos, teniendo en cuenta que desde España es practicamente obligatorio importar. Aida no pudo resistirse y terminó por comprarse una falda y un can-can, todo con una atención inmejorable de las dependientas, que por cierto iban preciosas. Lo que me recuerda que una vez más, no estaba permitido hacer fotos en el interior de la tienda, una verdadera lástima, que alguno sentirá más que otro 😉

Salimos de la tienda y un olor a frixuelos (crepes) nos invadió por completo. Y es que había un par de puestos en los que se vendían unos crepes con una bola de helado en su interior y algún otro ingrediente o condimento. Imaginaos un cucurucho de helado normal y corriente, pero sustituyendo la galleta por un frixuelo. Nosotros pedimos uno de helado de vainilla con virutas de chocolate y solo podemos decir una cosa: DE-LI-CIO-SO. Y aquí viene la anécdota sobre la pronunciación japonesa:

Los distintos tipos de Crepes con helado estaba identificados con su número y su maqueta correspondientes en la vitrina del establecimiento. Total, que como nos gustaba el número doce, nos dispusimos a pedir:

• “Number twelve (tuelf), please”

– “Konichiwa! No se qué no se cuántos”

• “Number twelve, please”

– “Number?”

• “Twelve”

– “Number?”

• “Twelve!” (y le indico con las manos un 1 y un 2)

– Aaaahhh..,,”TUERUBA!”

O_O “Tueruba” dice… Pues resulta que aquí somos nosotros quienes lo pronunciamos mal…su país, su pronunciación, ye lo que hay majo!

Volvimos al hotel a descansar como de costumbre y a eso de las 5 nos fuimos a Shibuya, donde queríamos cenar en un restaurante muuuy especial 😉

Muchos conoceréis Shibuya por dos cosas, Hachiko el perro fiel por excelencia, aprovecho para recomendaros la película…preciosa. Y por el cruce donde se encuentra el paso de peatones (Son 5 que se abren al mismo tiempo) más transitado del mundo, cosa que pudimos comprobar.

Nada más salir de la estación de Metro ya vimos la estatua de Hachiko, que actualmente es el lugar de reunión de la gente joven de la zona. Tomamos las correspondientes fotos, nos acordamos de nuestro pequeñín Athos y continuamos.

Cruzamos la calle 3 veces, la primera nos pilló de imprevisto, así que tuvimos que cruzar. Luego volvimos, para volver a cruzarlo una última vez, cámara en mano para poder grabar el obligado vídeo. Luego subimos a la cafetería Starbucks a tomarnos un café, mientras seguíamos viendo a la gente cruzar, al tiempo que empezaba a anochecer.

Solo nos quedaba la cena para rematar la jornada y qué mejor sitio para hacerlo que en el restaurante oficial de Resident Evil!! o Biohazard Cafe & Grill :), inaugurado este mismo año con el motivo del lanzamiento de nuevo videojuego y nueva película de la franquicia y que se mantendrá abierto solamente un año…así que no lo podíamos dejar pasar.

La cena consistió en un menú único con varios platos muy variados. Nos hizo especial gracia una ensalada en la que la camarera nos virtió un producto líquido de Umbrella en una probeta y luego sacó un spray de primeros auxilios para vaporizar un par de veces sobre el plato. Todo estaba muy rico y con una atención inmejorable, algo que a estas alturas no nos debería sorprender, pero que no puedo dejar de mencionar.

Cuando íbamos a pedir la cuenta, la música se detuvo de repente y un mensaje de advertencia nos alertó…era un comandante de las fuerzas especiales S.T.A.R.S. que dio paso a un espectáculo de baile inesperado, protagonizado por las propias camareras. Una sorpresa genial…que no terminó ahí, la música volvió a detenerse y las luces se apagaron mientras un tanque de laboratorio que contenía uno de los monstruos del primer Resident Evil, el Tyrant, se iluminaba y daba paso a una nueva intervención de las camareras, pero esta vez armadas con pistolas, que dieron buena cuenta del bicho. Terminaron la actuación con un “choca esos cinco” a todos los clientes y el restaurante volvió a la calma habitual. Sin duda, uno de los momentos de este viaje.

Teminamos la jornada dando un paseo por las calles de Shibuya, visitando una tienda de Disney y viendo un par de actuaciones de música callejera bastante buenas.

Solo nos queda descansar para mañana, que nos toca Japón tradicional y con ello madrugar aun más para coger el tren bala hasta Nikko.

Espero que la entrada de hoy os haya gustado, intentaré ir subiendo todas las fotos que pueda.

Saludos!

10 thoughts on “Harajuku, Lolitas y amenazas biológicas”

  1. Ohhh la entrada de hoy me encanta!!! Cada día que pasa mola más jejeje. Qué guay visteis la estatua de Hachiko!!! y la tienda de Disney con la rosa de la Bella y la Bestia… y esa muñequita que tienes que es Bella?? Me encanta!! y Din don y Lumiere 🙂 🙂 🙂 :)y… por curiosidad, que és ese tipo de muro como con botes con letras japonesas??(perdonad mi ignorancia jeje)

    Mañana más y mejor, a seguir disfrutando!!!

    Besosss

  2. Momentazo boda! Vaya pasada y cada vez las fotos mejores Fon. Ya ves, lo de la cámara era practicar todo, eh?
    A seguir dándole que a la vuelta me las veo TO-DAS!

  3. una entrada genial!! que suerte lo de la boda, espero que hayáis comprado muchiiisimas cosas. BUF el restaurante de RE menuda pasada y lo del espectáculo tuvo que ser una nota jajaja

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.