Japón, Viaje 2012

Hazte con todos!

Buenas noches desde Tokio! Nuestra aventura de hoy se ha centrado principalmente en dos cosas: Tokyo Tower y el Pokemon Center ^_^

Nos pusimos en pie a eso de las 8 y tras una ducha despertador y un desayuno occioriental, nos pusimos en marcha hacia la estación de metro de Naka-Okachimachi.

Sacamos un par de billetes con destino Kamiyacho, para hacer una visita a la Tokyo Tower o Torre de Tokio, una construcción de 333 metros de altura realizada a imagen y semejanza de la Torre Eiffel, aunque está pintada de blanco y rojo según regulaciones de aviación. Aunque es menos conocida que su hermana francesa, es incluso más alta que ella. Actualmente ya no ejerce funciones de teledifusión, labor trasladada a la recientemente inaugurada Torre Sky Tree, que aparece en las fotos y mide 634 metros. No obstante sigue siendo un punto importante de atracción turística como centro de ocio y restauración.

Una vez en el andén correspondiente, vimos un tren parado, pero queríamos asegurarnos bien antes de cogerlo. Un chico japonés que salía de dicho tren, nos vio un poco desorientados y enseguida se puso a hablar con nosotros. Solo hablaba japonés, pero nos entendimos enseguida, le señalé la estación a la que queríamos llegar y se acercó al mapa de la estación para indicarnos incluso cuántas paradas había antes de la nuestra. Le dimos las gracias en su idioma y nos ofreció un apretón de manos y una amplia sonrisa. Es otro mundo, no hay más que decir.

Tuvimos un viaje en metro en completo silencio, de hecho hay carteles en los que ruegan que se hable bajo durante los trayectos. Recuerdo que decía algo como: “Es probable que te lo estés pasando bien, pero procura hablar bajo” XD

Salimos de la estación y comenzamos a caminar rumbo a la Torre de Tokio, que ya asomaba entre los edificios. A esas horas el calor apretaba muchísimo, así que hicimos una parada obligatoria en una máquina expendedora de bebidas, para probar una nueva de limón, bastante rica y con muchas burbujas.

Unos metros más adelante nos esperaba la entrada a la torre. Había dos tipos de entradas, una solamente permitía acceder al observatorio principal, mientras que con la otra, un poco más cara, podías ascender además hasta otro mirador unos cuantos metros más arriba, para contemplar la ciudad desde un punto todavía mejor.

Podéis ver en las fotos lo bonitas que eran las vistas, la verdad es que todo el mundo estaba fascinado en los miradores. Hubo una pequeña decepción, aunque ya lo teníamos bastante asumido y es que no pudimos ver al gran Fuji-San o Monte Fuji en el horizonte, debido a la bruma veraniega y tuvimos que conformarnos con un atisbo de su perfil que es inapreciable en las fotos. Espero que en la próxima excursión a sus inmediaciones podamos verlo mejor.

Una vez visto todo lo visible, bajamos hasta la planta de restauración y el olor hizo que nos entrara el apetito de repente. Nos vais a apalear, lo sabemos, pero teníamos curiosidad, así que fuimos directos al Mc Donald’s XD. La verdad es que a los japoneses les encanta, estaba lleno. Existen las mismas hamburguesas que en cualquier sitio, salvo alguna especialidad supongo que exclusiva para el país.

Para no complicarnos pedimos 2 menús Big Mac con Coca Cola y Fanta de mora, rica pero empalagosa…muy empalagosa, he dicho. Dato curioso al terminar la comida…recoger las bandejas. Hago un punto y a parte.

En España: Abrimos tapa de la papelera, tiramos todo, posamos bandeja en el montón.

En Japón: Hay dos papeleras, en una tiramos las tapas de plástico de las bebidas, las pajitas y los botes de salsa, mientras que en la otra tiramos el cartón y el papel. Para concluir, cogemos la bayeta húmeda situada sobre las papeleras y limpiamos la bandeja antes de ponerla en el montón.

Yo creo que no hace falta comentar nada más sobre este asunto.

Nuestro nuevo objetivo era el Pokemon Center, para hacer unas compras, así que nos dirigimos hacia la estación correspondiente, no sin antes realizar una parada en el templo Zojoji, el que se ve desde la Torre de Tokio en las fotos ;). Es precioso, pudimos admirarlo con tranquilidad, ya que había muy poca gente. En sus inmediaciones se encontraban las pequeñas estatuas Jizo, pequeñas figuras ataviadas con graciosos gorritos de lana y molinillos de viento, pero que esconden una cruda realidad. Y es que la finalidad de estas estatuas es la de proteger el alma de los niños que mueren antes que sus padres. Existe incluso un altar donde los desafortunados padres llevan juguetes a sus pequeños no nacidos o fallecidos…la verdad es que pone los pelos de punta y crea un contraste enorme con la gran belleza del área del templo.

Secaos las lágrimas y continuamos. Como teníamos tiempo, quisimos hacer una rápida visita al Palacio Imperial…o más bien a sus alrededores, ya que poco se puede ver. El cansancio en nuestros poes se hacía notar y como el calor no ayudaba, no pudimos resistirnos a descalzarnos, pasear y finalmente tumbarnos a la sombra en el césped del parque en las inmediaciones del palacio.

Paz…

Proseguimos la marcha y nos encontramos con la estatua de Kusunoki Masashige, un samurai convertido en símbolo nacional por haber sido leal a su emperador hasta la muerte. La escultura se alza imponente en el parque, es espectacular…la imagen habla por sí sola.

Tras hacer unas fotos de lejos al Palacio Imperial y descansar otro poco en un banco (no os imagináis la caña que llevan nuestros pies), nos pusimos rumbo al Centro Pokemon. Al salir de la estación correspondiente, la música un concierto de jazz en directo nos recibió mientras seguíamos caminando hacia el edificio donde se encontraba nuestro objetivo.

Al subir las escaleras lo que más nos sorprendió fue la hilera de personas sentadas frente a la puerta de la tienda, con sus Nintendo DS/3DS en mano, jugando a Pokemon, supongo que en multijugador, sin hablarse ni dirigirse ni una sola palabra.

Del propio Centro Pokemon, no hace falta decir mucho…simplemente se ve en las fotos. Eso sí, si entras, vas a salir con algo en una bolsa…eso seguro, todo es apetecible, desde una figurita hasta una caja de galletas. Podéis ver la foto de lo que nos llevamos de allí.

Terminamos nuestra jornada, como no, en Akihabara :), eran las 7 y media, así que teníamos media hora antes de que la mayoría de las tiendas cerrasen. Fuimos directos a Super Potato otra vez…y no será la última XD. Esta vez realizamos una compra deseada desde el día que cruzamos la puerta de la tienda, la niña bonita de Aida, su debilidad desde que la cogió en sus manos…una auténtica Famicom (NES) japonesa en perfecto estado, junto a algunos juegos bastante baratos. Yo no pude resistirme a meter en la cesta un juego de Saint Seiya inédito, con un bonito cartucho azul. Cayeron un Dr. Mario con caja, Super Mario 1,2 y 3 y un Adventure Island, el juego favorito por excelencia de Aida.

A las ocho y pico regresábamos al hotel echando el ojo a nuevas tiendas que visitar el próximo día, entre folletos de Maids , olor a comida e incluso una persecución policial en directo por la avenida principal de Akihabara O_O

Espero que os haya gustado 😉

Como siempre, iré subiendo las fotos por bloques, ya que Blogger no nos permite subirlas todas de una vez.

Un abrazo y seguimos mañana, que será un día especial…un día con Castillos en el cielo, princesas con piel de lobo y autobúses con forma de gato 😉

9 thoughts on “Hazte con todos!”

  1. Otra entrada genial, chicos, os lo estáis currando.
    Tengo que hacer una mención especial para Aida, cuya mano está serás de cada dato y organización.
    Conociendo los sitios así tiene que ser una pasada visitar.
    Un abrazo y, para variar… esperamos con ansia la siguiente entrada.
    :-O Una virtual booooooy!!!!

  2. T_T Me encanta todo una POKEBALL!!! aquien os lleváis dentro!!??

    Enorabuenaiiiisima por las compras aida me pido una partida a Adventure Island!!!

    Y deCIR QEU MAÑANA MAS OS VALE HACER UN MILLON DE FOTOS *O*

Responder a Marilo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.