Road Trip USA

Día 13 – Yosemite National Park

Amanece en Lee Vining y con el canto de los colibríes que revolotean en el jardín de nuestro alojamiento, nos ponemos en pie. Desayunamos en la cafetería del propio motel un par de cafés, un muffin y una cookie, y con ello ponemos rumbo al gran destino del día, Yosemite.

En nuestro caso entramos a Yosemite por Tioga Pass, la entrada más famosa del parque que, durante 62 millas, nos deja boquiabiertos con su precioso paisaje. Lagos, montañas, enormes praderas y bosques que nos dejan sin habla.

Es importante comenzar la entrada bastante temprano ya que se forman muchos atascos. En nuestro caso a las 8 de la mañana ya estábamos recorriendo esta famosa carretera.

Los primeros lugares donde paramos fueron dos lagos: Ellery y Tioga Lake. Estos se encuentran justo antes de la entrada donde debemos enseñar el pase anual de los National Parks, o si no disponemos de él, comprar la entrada del propio parque.

Una vez dentro, el paisaje es de ensueño. El siguiente punto que nos espera son unas praderas verdes y enormes, Dana Meadows, donde podemos parar un rato para disfrutar en solitario de las bonitas vistas y el sonido del riachuelo que las cruza.

El siguiente punto que nos encontramos fue Lembert Dome y lo que nos sorprende es que, a pesar de ser mediados de septiembre, en lo alto aún se pueden apreciar blancas bañeras de nieve que ha dejado el crudo invierno que se apodera de Yosemite en dichos meses.

Tras unas pocas millas más, llegamos al primer Visitor Center del parque que nos encontramos por esta carretera de entrada. Se encuentra en Touloumne Meadows, un lugar perfecto para hacer un descanso y tomarnos algo en alguna de las mesas de picnic que se encuentran allí.

Seguimos avanzando y llegamos a uno de los lugares que más paz nos ha transmitido en esta preciosa carretera, Tenaya Lake. Un hermoso lago que dispone de una playa en uno de sus extremos y que pudimos disfrutar completamente a solas.

Después de este rato de paz absoluta, recorrimos varias millas más hasta llegar a Olmstead Point, uno de los puntos más espectaculares del parque. Tras aparcar en el parking habilitado nos encaramamos en la roca y caminamos hasta llegar a su cima. No es especialmente difícil si se tiene un mínimo de forma física. Desde arriba las vistas son magníficas y es que se tiene una visión panorámica del Half Dome, el Tenaya Lake y parte del parque preciosas.

Y ahora sí, terminamos de recorrer Tioga Road hasta llegar a Yosemite Valley, ¿hay algo más espectacular que encontrarse con el imponente Capitán nada más llegar? Aunque hayas visto un millón de fotos, te quedas con la boca abierta en cuanto lo tienes ante ti.

Justo antes de El Capitán nos encontramos con las Braidvail Falls, pero en esta época del año, ya han pasado semanas desde el deshielo y apenas llevan agua.

Una mañana muy completa, de visitas increíbles, así que ahora tocaba comer. Nos dirigimos a la zona de Yosemite Village para entrar en el Visitor Center y comernos unos sándwiches en la zona de picnic.

Tras ello, localizamos el parking de nuestro alojamiento, las cabañas del Half Dome Village donde haríamos noche.

Después de un rápido check-in, no hay tiempo que perder. La idea de la siguiente visita era hacer el trail hasta Taft Point, un recorrido de 3.5 millas ida y vuelta que nos lleva a un lugar con vistas increíbles. Pero la carretera que lleva hasta Glacier Point está cerrada al tráfico debido a los incendios. Ya sabíamos que los bomberos llevaban luchando por extinguir las llamas días y a nuestra llegada, tristemente, aún no había sido posible. De todas formas, si visitáis el parque, no debéis perdéroslo. Se trata de uno de los lugares más increíbles del parque con diferencia, donde tendréis una imagen sacada de postal y donde podréis disfrutar de uno de los más bonitos atardeceres del mundo.

Con este punto cerrado, tuvimos que buscar una alternativa. Decidimos hacer el trail que lleva hasta las Vernal Falls, tras informarnos de que, a pesar de ser septiembre, las cascadas tenían buen caudal de agua. En nuestro caso y al ser ya por la tarde, decidimos tomar el Shuttle Bus del parque hasta Footbridge y desde allí comenzar el trail hasta Vernal Falls por Mist Trail, un recorrido de unas tres horas y 2,4 millas.

Felices por el gran día que nos había brindado Yosemite, nos fuimos a dar una ducha para llegar a tiempo a ver el Half Dome mientras anochecía.

Hoy la cena era merecidísima y tras las recomendaciones de mucha gente que ya había visitado el parque, nos cogimos una pizza en la pizzería del Half Dome Village que disfrutamos en nuestra cabaña acompañada de una cerveza de la zona. Recomendadísimo.

El día llegaba a su fin y solo podemos decir que la única pena que teníamos era no poder disfrutar de varios días más en este increíble lugar.

1 comentario en “Día 13 – Yosemite National Park”

Responder a Vero Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.