Islandia, Viaje 2018

Día 5: Norte de Islandia

Recorrido aproximado del día: 328 km – 4 h 52 min

Hoy nos vamos al norte de Islandia. Será un día mucho más tranquilo de lo pensado, ya que, tras comprobar el estado de las carreteras, el acceso a las cascadas de Dettifoss y Selfoss y al cráter Viti están cerrados por nieve y sin servicio quitanieves en invierno, por lo que nos tomaremos el día con calma.

Nuestra primera visita es la zona geotermal de Hverir con sus fumarolas y sus piscinas de lodo hirviendo. Cada día alucinamos más con lo que puede ofrecernos la naturaleza.

Pasamos por Blue lake, un precioso lago azul de camino a la gasolinera donde hicimos un pequeño break para descansar y tomarnos un café.

A escasos 10 minutos de aquí se encuentra Grjotagja Cave, un nuevo escenario de la serie Juego de Tronos. Para entrar, hay dos especies de grietas en el suelo, una a la derecha y otra a la izquierda, por las que se desciende hacia el interior, para poder verlo desde dos puntos diferentes. Hace tiempo se permitía el baño, pero ha incrementado la temperatura y ahora está prohibido.

Ahora sí, llegaba el mejor momento del viaje, probar uno de sus baños termales. Tras comernos un par de sándwiches en el coche, nos dirigimos a Myvatn Nature Bath. Camino de aquí pudimos ver a lo lejos el enorme e imponente cráter Hverfjall.

En Myvatn nos pasamos 2 horas y media de relax, alterando entre sus tres piscinas en las que la temperatura ronda los 36º  la más fría a los 42º la más cálida. El precio de la entrada fue de 4200 ISK por persona. Nosotros compramos las entradas online desde España aquí.

Ya con las pilas recargadas, tras este momento de relax absoluto, llegamos a la famosa e impresionante cascada Godafoss o también llamada cascada de los dioses. Para nosotros, una de las más bonitas del país.

Un día largo, que terminó en nuestro alojamiento, Miðhvammur Farm Stay. En la cabaña nos preparamos la cena de esta noche, unos sobres de atún con tomate que se calienta en el microondas y una ensalada enlatada que nos habíamos traído de España.

Hoy la previsión de auroras era alta, índice 5, pero el cielo estaba completamente nublado. Tras mirar la previsión de nubosidad, sobre las 10 de la noche en nuestra zona daba nubles y claros, por lo que yo no quise correr las cortinas de los ventanales de nuestra cabaña. Mientras cenábamos, mi vista iba de la cena, a la serie que estábamos viendo y a la ventana para observar el cielo. Antes de tomar el postre, a mí me pareció ver algo a través del cristal, Fon no estaba muy convencido, así que GoPro en mano me dispuse a salir al exterior. En cuanto di la vuelta a la cabaña, allí estaban, en un color intenso, varios tonos y bailando sobre nosotros. Me puse a gritar como una loca para llamar a Fon, habíamos cumplido el sueño con el que meses antes soñábamos. Por fin se habían dejado ver.

Yo soy como una niña para esto, así que esa noche, apenas pude dormir de la emoción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.