Islandia, Viaje 2018

Día 2: Suroeste de Islandia y Círculo Dorado

Recorrido del día: 311 km – 4 h 11 min.

Comenzamos el día con un desayuno espectacular en nuestra Guesthouse. Nos despedimos con pena del que fue nuestro mejor alojamiento en Islandia y pensando que ojalá todos los alojamientos fuesen como este.

Hoy terminaríamos de ver el Círculo Dorado. Nos acercamos a ver el famoso Geysir, el cual da nombre a todos los géiseres del mundo. Aunque ahora ya no está activo, en su día lanzaba chorros de hasta 60 metros. El que si pudimos ver fue Strokkur, un géiser que actualmente lanza chorros a una altura de hasta 30 metros. Para visitar esta zona madrugamos bastante y pudimos verlo con muy poca gente. Cuando nos íbamos, comenzaron a llegar autobuses turísticos y empezó a llenarse de gente.

Desde aquí, a tan solo 10 minutos en coche, se encuentra la cascada de Gullfoss o también conocida como la cascada dorada. Una cascada impresionante y preciosa, la cual se puede ver desde dos miradores diferentes. El camino hasta los pies de la cascada estaba cortado por la cantidad de hielo y nieve, así que nos quedamos con las ganas de admirarla de cerca y sentir su fría agua sobre nuestra piel.

Nuestro siguiente punto del día fue el cráter de Kerid. Tras previo pago de unos 7€, nos adentramos en la rojiza tierra para llegar a la cima y poder observar su lago. En época de invierno no se aprecia el color verdoso de su agua, pero a cambio, puedes verlo helado y pasear por su superficie.

Después, pusimos rumbo a uno de los puntos que llevábamos anotados donde se rodó Juego de Tronos, el primero de ellos que visitaríamos, Þjóðveldisbærinn Stöng. Un pequeño pueblo con mucho encanto. Aquí aprovechamos para hacernos unos sandwiches y así continuar el resto del día con energía.

Seguimos con nuestra ruta del día y nos dirigimos a la zona sur para llegar a las cascadas de Seljalandfoss y Gljúfurarfoss. Seljalandfoss es una de las cascadas más impresionantes del país. Se puede acceder a ella justo por detrás y verla desde el interior, pero cuando nosotros la visitamos, el camino estaba cerrado por hielo. A cambio, nos recibió con un espectacular arcoíris.

Siguiendo la pradera que se encuentra a la izquierda, y saliendo de la masificada cascada de Seljalandfoss (donde había más autobuses turísticos de los que os podéis imaginar), se encuentra Gljúfurarfoss. Una cascada menos conocida y que visitamos nosotros junto con unos 4 chicos que llegaron a la vez. Para acceder a esta hay que meterse en un pequeño río, pero llevando calzado adecuado, merece totalmente la pena. Cuando nosotros estuvimos, el agua en algunas zonas cubría a la altura de los tobillos, por lo que es importante llevar bota impermeable. Fue muy emocionante verse dentro, la cascada fue de nuestras preferidas de todo el viaje. Impresiona realmente menterse por la grieta y encontrarse con toda la cascada imponente ante tí.

Ya algo cansados, decidimos dejar para el día siguiente la visita a la lengua del glaciar Solheimajokull y el famoso avión abandonado. El día había sido largo y necesitábamos un descanso, por lo que decidimos acercarnos a una de las muchas piscinas geotermales que se encuentran alrededor de la isla. La llevábamos anotada tras ver la película Bokeh. Seljavallalaug que así se llama, está a los pies del famoso volcán Eyjafjallajökull. Fue en su día muy famosa entre los lugareños, tras su construcción en 1923, pero años después quedó abandonada y es mantenida por voluntarios, la cual suelen limpiar 1 ó 2 veces al año. Tras acércanos, decidimos no bañarnos, ya que tanto la piscina como el lugar donde cambiarse estaban demasiado sucios y el agua no es que estuviese muy caliente. Una pequeña decepción, pero es lo que tienen los lugares que se hacen famosos con el turismo, terminan deteriorándose por la irresponsabilidad de algunos. Toda una pena, porque nos hacía especial ilusión bañarnos en ella.

Antes de ir a nuestro hotel de hoy, decidimos ver el anochecer desde la orilla del mar en esa misma zona. Un final de día espectacular.

Tras unos 10 minutos de coche, llegamos a nuestro alojamiento para hoy, el Hostel Skogar, a los pies de la famosa cascada Skogafoss. Allí, nos preparamos un plato de pasta para cada uno y probamos por primera vez la famosa cerveza Viking.

2 thoughts on “Día 2: Suroeste de Islandia y Círculo Dorado”

    1. Es un lugar precioso! Empieza a estar de moda pero aún no lo hemos visto masificado como otros lugares, igual por el tipo de viaje. La sensación al dar la vuelta a la isla en coche siempre ha sido de soledad y de naturaleza pura y relax. Os lo recomendamos! 🙂

Deja un comentario