Islandia, Viaje 2018

Día 1: Llegada al aeropuerto de Keflavik. Círculo Dorado

Recorrido aproximado del día: 212 km – 3 h 16 min.

Aterrizamos en el aeropuerto de Keflavik a las 10:20h tras un vuelo de unas 4 horas con Norwegian Airlines.

El personal de la empresa de alquiler de Green Motion ya nos estaba esperando y nos dirigimos a las oficinas para recoger nuestro coche. Un Jeep que nos acompañaría durante 8 días y alrededor de 2500 km.

Nada más aterrizar ya nos dimos cuenta de lo que nos esperaba. Todo estaba nevado, cubierto con un manto blanco increíble y sorprendentemente, no hacía tanto frío como esperábamos. Esto pintaba bien.

Antes de comenzar la ruta, nos fuimos al Supermercado Bonus a comprar provisiones para los próximos días. Aprovechamos para comer algunas de las cosas que acabábamos de comprar y después, partimos hacia la que sería nuestra primera visita en Islandia.

Nuestra intención hoy era recorrer la Península de Reykjanes, pero tras la nieve caída en la noche anterior, varias de las carreteras estaban cortadas y otras de difícil circulación, por lo que decidimos saltarnos este punto.

Llegamos así a la visita fuerte del día en el llamado Círculo Dorado, el Parque Nacional Þingvellir. Aquí nos pasamos por el Visitor Center y desde aquí nos fuimos dando un paseo para visitar las placas tectónicas donde América del Norte y Europa se separan cada año.

Desde el mirador pudimos admirar la preciosa iglesia Þingvellir, una de las primeras iglesias de Islandia.

Después, nos fuimos dando un paseo hasta la impresionante cascada Öxarárfoss y el yacimiento del Alpingi pasando por Drekkingarhylur, la piscina de ahogamientos, donde las mujeres que cometían un delito eran ahogadas.

El sol ya comenzaba a caer, por lo que decidimos ir en busca de la famosa cascada azul, Brúarfoss. Por el camino, pudimos parar a ver a los preciosos caballos islandeses. Con las ganas que teníamos de verlos y pudimos cumplir el sueño ya el primer día.

La cascada Brúarfoss no es sencilla de encontrar, pero en el post principal del diario, os dejamos nuestro mapa de Google con todos los puntos localizados. Cuando nosotros estuvimos, todo el trayecto estaba lleno de nieve y hielo, por lo que para llegar fue necesario el uso de los crampones.

Nos fuimos a nuestro alojamiento para hoy, la Guesthouse Fagrilundur en Reykholt. La cena de hoy decidimos hacerla en el Restaurante Mika, cercano al hotel, que ya llevábamos anotado desde casa, pero que también nos recomendó el propietario de nuestro alojamiento. Nos tomamos un entrante, una pizza y una tarta de chocolate para compartir por 55€ (bastante caro, como ya sabíamos en Islandia, pero estaba todo super bueno).

Esta noche el índice de auroras era muy bajo, pero decidimos salir a probar suerte ya que el cielo estaba completamente despejado. Pudimos verlas, aunque demasiado tenues y prácticamente inapreciables, ¿conseguiríamos ver auroras en todo su esplendor? Pronto lo descubriréis.

Deja un comentario