Italia

La magia de La Toscana, Monteriggioni

En 2015, nos fuimos de Road Trip por tierras italianas. Tras varias vueltas al itinerario, se quedaron fuera de planes lugares más famosos como Venecia o Florencia, por otros que aunque menos conocidos, nos atraían más. Finalmente, visitamos Bérgamo, el Lago di Garda, Verona, San Gimignano, Monteriggioni, Volterra, Pisa, Roma y Pompeya.

Cuando comencé a planificar todo el viaje, tenía claro que habría un hueco para Monteriggioni y muchos os preguntaréis, ¿qué se os ha perdido en ese pueblecito que apenas se conoce? Pues bien, si hay algún gamer en la sala seguro que le suena!

Monteriggioni en Assanssin´s Creed…

Monteriggioni aparece en el videojuego Assassin´s Creed II, donde también se le conoce como la Villa Auditore, ya que el pueblo, era propiedad de un tío de Ezio Auditore, el protagonista de esta saga. Una parte de la trama, consiste en reconstruir la ciudadela, creando nuevos comercios y reparando los ya existentes, para así, atraer más población a la villa.

En la continuación de Assassin´s Creed II, Assassin´s Creed: Brotherhood, también podemos explorar Monteriggioni cuando manejamos a Desmond, el asesino y descendiente de Ezio Auditore.

Os dejamos un vídeo que fusiona muy bien ambos escenarios, el real y el del videojuego:

Recomendamos a todo aquel que no los haya jugado, que les de una oportunidad a estos videojuegos. Aunque la idea general es pura ficción, se asienta sobre hechos históricos reales y se aprende muchísimo sobre la historia en general.

Un poco de historia…

Monteriggioni es un pequeño pueblo perdido entre los campos de La Toscana, perteneciente a la provincia de Siena. Fue construido en el siglo XIII y actualmente se conserva como si no hubiesen pasado los años. Se haya intacta toda la fortificación medieval, con sus muros, sus 14 torres y todas sus casas, de hecho, se considera uno de los lugares mejor conservados de la zona.

Luchó en la defensa de La Toscana, que por aquel entonces estaba intentando ser invadida por Florencia, saliendo airosa de esta. Aunque más tarde fuera traicionada. La ciudad siguió participando en varios conflictos entre Siena, Volterra y Florencia, que seguía intentando conquistar territorio.

Qué visitar…

El pueblo cuenta con dos entradas, una por la Porta Romea o Franca (puerta principal) y otra por la Porta di San Giovanni o Fiorentina. Una vez cruzas la puerta principal, a mano derecha, se encuentra la mayor atracción del pueblo, la subida a la muralla desde donde podemos observar los preciosos paisajes de La Toscana. En la plaza mayor del pueblo, Piazza Roma, veremos el Duomo de Monteriggioni, una iglesia románica. En esta misma plaza, se encuentran también las tiendas, restaurantes y heladerías. También, un pequeño museo de las armas, que exhibe distintas armaduras de varias épocas.

Aunque tiene poco por visitar, lo mejor es “perderse” por sus calles, observando sus preciosas casitas de piedra, en un ambiente tranquilo y lleno de magia.

Nuestra recomendación…

Alojamiento. B&B in Piazza.

Fue una coincidencia que la noche de nuestro aniversario de boda coincidiese en Monteriggioni, nuestro alojamiento estaba dentro de la muralla y pasear por la noche cuando ya no queda apenas nadie, por sus dos calles, en silencio… fue muy especial.

El alojamiento se encuentra en la plaza del pueblo. La habitación del hotel era muy “cuqui”, muy amplia, con baño privado, todo muy limpio y con vistas a la plaza, desde donde pudimos ver atardecer antes de salir a cenar. En el precio de la estancia estaba incluido el desayuno, creo recordar que sobre 100€ la noche. Aunque las llaves del alojamiento, a la llegada, las recogimos en el bar que está al lado, al hacer el check-out si que estaba la dueña y fue muy amable con nosotros. Nos entregó una tarjeta del hotel, y nos comentó que si algún día volvíamos, no dudásemos en escribirle, que nos haría un precio especial por haber estado allí alojados anteriormente.

Nos fuimos con muy buen sabor de boca del hotel y si algún día volvemos, seguramente repitamos alojamiento.

Restaurante. Ostería Gelatería Antico Travaglio.

No podíamos dejar pasar la oportunidad de buscar un buen lugar para cenar, aunque tampoco es que hubiese mucho donde elegir (había 2 ó 3). Pero no pudimos elegir un lugar mejor, que si algún día os dejáis caer por allí, no dudéis en visitar bien para comer o cenar.

El restaurante tiene una terraza soleada para comer en la plaza, aunque si bien os pasáis para cenar, no dudéis en reservar en su terraza interior, como hicimos nosotros. El servicio de sus camareros fue excelente, tanto en recomendaciones como en atención. En cuanto a la comida, fue exquisita. De entrante, pedimos un plato de embutidos de la zona, acompañado por un vino Chianti que nos recomendó el propio camarero. Yo pedí un plato de pollo a la plancha con verduras y mi marido uno de carne a la parrilla, buenísimo. De postre tomamos panna cotta y recomendados por el camarero, torta della nonna recién hecha, no os podéis imaginar lo buenísima que estaba, con el interior aún caliente… Un restaurante de 10 que no dudaríamos en volver si algún día visitamos este lugar encantador!

Y por momentos como este, La Toscana nos cautivó, nos envolvió en su magia y no dejamos de pensar cuándo volveremos a perdernos por sus bonitos pueblos.

1 thought on “La magia de La Toscana, Monteriggioni”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.